Porque nos cuidamos entre todxs, este espectáculo respeta los protocolos para ser realizado en Fase 2.

  • Teatro

UNCANNY VALLEY

De Rimini Protokoll |Stefan Kaegi y Thomas Melle

Alemania | Suiza

  • Inglés con traducción simultánea al español
  • 60 minutos
  • Todo público

¿Se imaginan un doble animatrónico de ustedes mismos, que no solo luciera igual, sino que también pudiera realizar los mismos trabajos y hasta demostrar ciertos gestos de empatía? Esa escalofriante experiencia se despliega en este montaje.


Los occidentales aceptamos a los robots siempre y cuando parezcan máquinas. Mientras que en Asia se desarrollan humanoides para que trabajen cuidado de personas o hasta para ser usadas como parejas sexuales, por ejemplo, en Occidente se evita todo parecido entre robots y seres humanos para evitar cualquier compromiso emocional. En animatrónica, ese miedo o rechazo a algo que se parece “demasiado” a nosotros se conoce como “uncanny valley” (valle inquietante). En este montaje del reconocido colectivo Rimini Protokoll, el dramaturgo Thomas Melle permitió que se hiciera un doble robotizado de sí mismo, quien sube a escena en su lugar para proponer preguntas del tipo: ¿qué significa para el original saber que su réplica puede hacer su trabajo? ¿El doble electrónico ayuda al original a conocerse mejor a sí mismo? ¿La copia y su original compiten o se ayudan entre sí?

Ficha artística


Concepto, texto y dirección: Stefan Kaegi | Texto, cuerpo y voz: Thomas Melle | Equipamiento: Evi Bauer | Animatronic: Chiscreatures Filmeffects GmbH | Fabricación, acabado artístico, coloración y peinado: Tommy Opatz | Dramaturgia: Martin Valdés-Stauber | Diseño de video: Mikko Gaestel | Música: Nicolas Neecke | Producción general: Rimini Protokoll y Epona Hamdan | Diseño lumínico: Robert Läßig | Sonido y diseño de video: Lisa Eßwein | Producida por Münchner Kammerspiele, en coproducción con Berliner Festspiele, Immersion, donaufestival [Krems], Feodor Elutine [Moscú], FOG Triennale Milano Performing Arts, Temporada Alta - Festival de Tador de Catalunya, SPRING Utrecht | Derechos de ejecución: Rowohlt Theater Verlag, Reinbek bei Hamburg

Stefan Kaegi

El director

Navaja suiza

Creador suizo-alemán que ha producido obras de teatro documental, programas de radio y obras en entornos urbanos. Tiene trabajos anteriores y paralelos a Rimini Protokoll, como Mnemopark, premiada en el festival Politik im Freien Theatreun en 2005; o sus colaboraciones con la argentina Lola Arias en Chácara Paraíso, sobre policías brasileños y argentinos, o en Airport Kids, con nómadas de entre 7 y 13 años; y el festival de intervenciones urbanas Ciudades Paralelas. En 2010 recibió el Premio Europeo de Diversidad Cultural. En 2011 obtuvo el premio del jurado por Radio Muezzin, sobre un grupo de oración egipcia en el Festival de Teatro de Sarajevo, y en 2018 ganó el Gran Premio del Bitef Festival Belgrade por Nachlass, su obra sobre ocho personas que buscan terminar con sus vidas.

»La producción adopta la cualidad de freakshow, enfrentando el voyeurismo empático del teatro contra el voyeurismo de querer ver al robot, el que inquiere a la audiencia: "¿Para qué viniste aquí? ¿Para ver mi cuerpo o para identificarte conmigo?«.

Frieze

»Rimini Protokoll expone la artificialidad de un dispositivo ficticio por naturaleza, el del teatro, y nos confronta con nuestros buenos viejos reflejos en lo que respecta a la autenticidad«.

Libération

»El foco, como suele suceder en las obras de Rimini Protokoll, no está tanto en la trama, sino en la relación con los espectadores: el protagonista de la actuación/conferencia es el espectador«.

Teatroecritica

—Porque cuenta una historia real, escrita a cuatro manos entre Stefan Kaegi y Thomas Melle, dramaturgo y escritor con trastorno bipolar que en sus obras más reconocidas detalla las fases de su condición y su experiencia con la psiquiatría. Su condición le impide, entre otras cosas, hablar en público, por lo que Uncanny Valley lo enfrenta a la experiencia de que sea su réplica quien suba a escena. Así como una persona que pierde una pierna puede ocupar una prótesis, ¿existirá en el futuro la opción de usar robots como “prótesis emocionales”? Es una inquietante pregunta que nace a partir de la experiencia de Melle con su androide, que incluso puede generar un incómodo sentimiento de empatía hacia él.

—Por el robot. Fabricado especialmente para la obra, tomó seis meses de manufacturación. Está hecho de silicona y tiene 32 motores de movimiento en su interior, de los cuales 16 están en el rostro, para imitar la voz, los movimientos y el aspecto físico de Thomas Melle. Para los detalles, tomaron seis tipos de pelo diferentes para barba y cabeza.

—Porque Rimini Protokoll ha trabajado a lo largo del tiempo obras que cuestionan el concepto de “obra” y la profesionalización y especificidad del teatro. Para eso ha llevado a gente común y corriente a sus representaciones: gente que reza, gente que recorre la ciudad siguiendo instrucciones, gente que nos contacta a distancia: todos “expertos” en áreas que no son el teatro. En esta propuesta llevan su apuesta de teatro sin actores al extremo al ser interpretada por un androide.

Robots: la palabra robot la creó el dramaturgo checo Karel Capek tomando prestada la palabra checa “robota” que significa “trabajo” (en algunos contextos también “esclavo”). Capek incluyó este nuevo concepto en una de sus primeras obras de teatro R.U.R. (Robots Universales Rossum). En esta representación teatral, se explica cómo el descubrimiento de un nuevo material biológico, da pie a la creación de una nueva raza de trabajadores aparentemente sumisos que acaban rebelándose contra sus creadores.

Teatro de robots: Hiroshi Ishiguro y el laboratorio de robótica avanzada de la Universidad de Osaka son conocidos por crear robots tremendamente realistas. En 2010 desarrollaron a la androide que protagoniza la primera obra con protagonista robotizada: Sayonara. En la obra, la actriz robótica interpretaba el papel de una mujer enferma a la que no le quedaba mucho tiempo de vida. En 2014, el mismo laboratorio aportaría a la versión de La metamorfosis de Kafa, en la obra rebautizada La Metamorphose Version Androide del director Oriza Hirata.

—Revive la clase magistral que Stefan Kaegi dió en Santiago a Mil 2017, donde disecciona el proceso de trabajo de Rimini Protokoll. Está en Santiago a Mil TV en dos partes.

—Ve el proceso de creación del androide clon de Thomas Melle.

También te podría interesar

Fechas


Porque nos cuidamos entre todxs, este espectáculo respeta los protocolos para ser realizado en Fase 2.