• Teatro

BRU O EL EXILIO DE LA MEMORIA

De Amalá Saint-Pierre y Francisco Paco López – Colectivo Mákina Dos | Dirigida por Héctor Noguera

Chile

  • Español
  • 65 minutos
  • +13 años

Una artista visual gigante, mirada a través los ojos –siempre pequeños– de su nieta ya adulta. Así es Bru, un relato que reconstruye la vida de un ícono del arte chileno.


La actriz, productora y gestora cultural Amalá Saint-Pierre era solo una niña cuando se colaba en el taller de su abuela para comer Negritas mientras la veía pintar. Ese recuerdo es parte de Bru o el exilio de la memoria, obra de teatro documental que recorre la vida y obra de la destacada artista chilena catalana y Premio Nacional de Artes Plásticas Roser Bru, desde la mirada de su nieta.

Hoy Roser Bru tiene 97 años y el olvido ha ido minando su memoria. Este montaje busca rescatar su mirada como testigo privilegiada de la historia. Recuerdos, documentos e imágenes van reconstruyendo su vida, atravesada por la Guerra Civil Española, el viaje en el Winnipeg, la vida en el exilio, la dictadura chilena y la relación de su trabajo artístico con estos eventos políticos.

El montaje se estructura en torno a cinco pinturas y un textil que Bru hizo para el edificio UNCTAD III, actual GAM, y que desapareció en dictadura. Amalá Saint-Pierre y Francisco Paco López, integrantes del Colectivo Mákina Dos, investigaron durante tres años, desarrollaron la idea original y dramaturgia de esta pieza que también interpretan, bajo la dirección del Premio Nacional de Artes de la Representación

Ficha artística


Dirección: Héctor Noguera | Asistente de dirección y coadaptación dramatúrgica: David Meneses | Idea original, dramaturgia y actuación: Amalá Saint-Pierre y Francisco Paco López | Adaptación dramatúrgica: Amalá Saint-Pierre, Francisco Paco López y David Meneses | Diseño de visuales y proyecciones: Delight Lab | Composición musical: Diego Noguera | Diseño de iluminación: Ricardo Romero | Producción de vestuario y utilería: Nicoletta Fuentealba | Realización de escenografía: Tommy López | Diseño gráfico afiche: Carla Labra | Fotografía afiche: Cristián Navarro | Producción: Carolina Cabezas | Proyecto financiado por FONDART, asignación nacional, convocatoria 2019.

Héctor Noguera

El director

Un referente indiscutido del teatro chileno

Es actor de cine, teatro y TV, director y docente de destacada trayectoria (Santiago, 1937), con participación en más de 120 montajes. Comenzó su carrera en el Teatro de Ensayo UC, en el que participó durante 30 años como actor, director y maestro. En los 90 formó Teatro Camino, compañía que hoy dirige y que cuenta con una sala propia en Peñalolén. Es conocido popularmente por sus papeles en teleseries legendarias como Sucupira y Machos. En 2015 recibió el Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales de Chile.

© Miguel Navarro Ascorra

MákinaDos

El colectivo

En búsqueda de nuevos lenguajes teatrales

Amalá Saint-Pierre y Francisco Paco López forman el Colectivo Mákina Dos, creado en 2015 en torno a lenguajes escénicos contemporáneos que busquen ser un aporte a la escena teatral actual, con el fin de diversificar los estilos teatrales y escénicos en el desarrollo de la escena local. El colectivo va redefiniendo sus roles proyecto a proyecto, pues ambos son gestores culturales, productores, dramaturgos, actores y directores, entre otros. Para cada proyecto invitan a artistas a participar de ellos.

Amalá Saint-Pierre es Máster en Estudios Teatrales y Máster en Ingeniería de Intercambios Interculturales (gestión cultural), ambos de la Universidad Paris III Sorbonne Nouvelle. Francisco Paco López es actor de la Universidad de Chile, gestor cultural, productor e investigador en danza. Ambos tienen a su haber quince años de trayectoria en diversas índoles de las artes escénicas sobre y bajo el escenario: desde la creación escénica -pasando por la dramaturgia, dirección y actuación- hasta la producción y gestión cultural –gremial, institucional e independiente- entre otras actividades artísticas, con reconocimiento del sector.

»La puesta en escena está cargada de visualidad y sonoridad, así como también de reflexión y sensibilidad de los intérpretes, inyectando nuevos sentidos a esta biografía que por sí misma ya tiene mucho que contar. [...] La dupla de actores nos propone un viaje fascinante«.

–Revista Wikén, El Mercurio

»Este montaje cumple con el buen teatro documental. [...] Reconfortan esfuerzos como “Bru o el exilio de la memoria”, pues son educación y “paideia” urgente en estos días de negacionismos, indispensable para revisar las lecciones dejadas por el bestial siglo XX«.

El Mostrador

–Porque es un homenaje en vida y una buena forma de sumergirse en el mundo de Roser Bru, uno de los nombres fundamentales del arte chileno: un tesoro vivo que reúne en torno a su figura algunos de los hechos históricos más importantes del mundo del siglo XX –como su doble exilio de la España de Primo de Rivera y de Franco, y su vida en el Chile de Pinochet– y también su enorme influencia en el desarrollo del arte nacional, lo que le valió el Premio Nacional en esta disciplina en 2015.

–Por su notable equipo de trabajo, convocado por Amalá Saint-Pierre y Paco López del Colectivo Mákina Dos, que incorpora, además de la dirección de Héctor Noguera, el diseño sonoro de Diego Noguera –uno de los compositores teatrales más destacados de la escena actual– y proyecciones visuales a cargo de los reconocidos artistas de Delight Lab. De hecho, uno de los puntos más altos de este montaje es la visualidad, que resuelve, con proyecciones de fotografías y otros registros, el desafío de contar una historia llena de detalles en un tiempo limitado.

–Porque es un muy buen representante del teatro documental, género cuyos orígenes se remontan a la segunda mitad del siglo XX, cuando comienza un interés por llevar a escena temáticas políticas e históricas, difuminando así los límites entre ficción y realidad. Esta vertiente teatral se caracteriza por trabajar no solo con documentos, sino con testimonios recogidos, con lo cual se rescatan no solo los hechos en sí, sino que también se les entrega una dimensión más íntima, emotiva y personal a las historias.

Roser Bru: Esta pintora y grabadora chilena, Premio Nacional de Artes Plásticas 2015, nació en Barcelona, España, en 1923. En 1939, a los 16 años, fue una de los jóvenes pasajeros del Winnipeg, barco que llegó a Chile con refugiados de la Guerra Civil Española. En 1947, como estudiante de la Escuela de Bellas Artes, formó parte del Grupo de Estudiantes Plásticos junto una emblemática generación compuesta por José Balmes, Gracia Barrios, Guillermo Núñez, Juan Egenau y Gustavo Poblete, entre otros, y en 1957 entró al icónico Taller de 99, de Nemesio Antúnez. El hilo conductor de su obra está definido como elementos como la memoria, su fragilidad e incapacidad de recomposición total, además de las huellas dejadas por los conflictos sociales y hechos históricos como la guerra y la tortura. Su arte incorpora dibujos, fotografías intervenidas, grabados y otras materialidades. Ha recibido múltiples premios nacionales e internacionales, y ha ejercido la docencia en arte, dibujo y pintura.

Guerra civil española: Sindicado como el conflicto bélico más grande en Europa luego de la Primera Guerra Mundial, se desencadenó en 1936 y enfrentó, durante casi tres años, a dos bandos: el nacional, liderado por el general Francisco Franco y que buscaba derrocar al gobierno, y el republicano, conformado por distintos partidos, que buscaba preservar la democracia. El 1 de abril de 1939, Franco se declaró ganador y estableció una dictadura que duró hasta su muerte, en 1975. Este enfrentamiento significó la muerte de más de 700 mil personas, unas 400 mil que salieron al exilio –principalmente a Francia– durante la guerra, y otras 220 mil que dejaron España para siempre.

Winnipeg: Según narra el sitio Memoria Chilena, ante la obligación de muchos españoles de salir al exilio luego del comienzo de la dictadura de Franco, en 1939, el Presidente chileno de ese entonces, Pedro Aguirre Cerda, comprometió su ayuda para traer a un grupo de refugiados a Chile. Para organizar su llegada, se designó a Pablo Neruda como cónsul delegado para la inmigración española en París, Francia, nación que acogió a más de 400 mil exiliados. Así, el 4 de agosto de 1939 zarpó desde Francia hacia Valparaíso el Winnipeg, un barco de carga acondicionado para trasladar a más de 2.200 personas, que llegaron a Chile el 3 de septiembre. Entre ellos, nombres fundamentales del arte nacional, como José Balmes y Roser Bru.

-Revisa la entrevista que los protagonistas de Bru o el exilio de la memoria dieron en Bío-Bío TV a propósito del estreno de la obra.

-Lee “Reconstruyendo a Roser Bru”, la emotiva nota que publicó revista Wikén a partir del proceso creativo del montaje.

-Revisa el canal del Colectivo Mákina Dos en YouTube

Colaboran


También te podría interesar