País Chile

Disciplina Teatro

Público Todo público

Recomendación +8 años

Duración 75 minutos

Idioma Español

Fechas 12 de enero, Putaendo

Lugar Putaendo

Temática Creación nacional

Una entretenida adaptación del clásico del escritor europeo

El Nortero

En esta apropiación del Hamlet, de Shakespeare, Yorick, el ex bufón de la corte del Rey Hamlet (que en la versión original está representado por la famosa calavera), a cambio de unas cuantas botellas de vino y en un ambiente de buhardilla o purgatorio donde erran las almas, nos cuenta la tragedia de su entrañable compañero, el joven Hamlet, príncipe de Dinamarca. El fantasma del difunto Rey se presenta ante el príncipe y un gran terror se apodera de él. En sus oídos resuenan una horrible acusación contra su tío Claudio, una exigencia de venganza y una súplica repetida: “Recuérdame siempre”. La sorpresa y la melancolía se apoderan de este joven solitario, mientras que los criminales sonríen. Entonces, jura no olvidarse nunca de su padre asesinado. Hamlet, un ser romántico, virtuoso, noble y de elevada moral, carece de la fuerza material que caracteriza al héroe y sucumbe al intentar cargar con un peso que no puede soportar ni tampoco rechazar.

Este montaje unipersonal es protagonizado por el actor Francisco Reyes, quien relata y encarna los personajes de la tragedia.

| Multimedia

Dirección

Simón Reyes

(Chile)

Realizó estudios de teatro y dirección teatral en la escuela experimental Puckschule de Stuttgart, donde aprendió actuación y dirección según el método de Michael Chejov. En 2014 dirigió de la obra de teatro Yorick, la historia de Hamlet, proyecto de teatro itinerante que, mediante el formato de cuentacuentos, retorna a los orígenes del teatro. El mismo año es director de las lecturas dramatizadas de Shakespeare450, junto a Néstor Cantillana y Gary Counsil en el marco del festival de Shakespeare que conmemora los 450 años de su nacimiento.

Director Simón Reyes Oliva | Actor Francisco Reyes Morandé | Cantante Rocío Reyes Romero | Actor en video José Soza | Realizador video Luis Pablo Román | Escenografía y técnica Cristián Reyes Vera | Asistencia técnica Rodrigo Leal, Cristián Matta | Diseño de sonido Miguel Miranda | Diseño y realización vestuario José Luis Plaza | Diseño gráfico Soledad Poirot Oliva | Arreglos musicales Marcelo Vergara | Operador sonido Patricio Pinto | Operador iluminación Gaspar Garrós | Registro audiovisual Nicolás Venegas | Fotografía artística Rodrigo Campusano | Apropiación y traducción Simón R. y Francisco R. | Editor Pablo Concha | Coordinador sala de ensayo Carlos Sotomayor | Asesor sala de ensayo Patricio Schiappacasse | Producción SuperArte Producciones

  • Esta obra, descrita por sus creadores como una “apropiación de Hamlet”, es una propuesta única y original que da una nueva vida a un clásico de Shakespeare. En El Mercurio se explica así: “El punto de partida de Yorick tiene que ver con el bufón que aparece en la historia de Hamlet, quien lo entretiene durante su niñez, y que ya está muerto cuando comienza la historia narrada por Shakespeare. De él es la calavera con la que Hamlet realiza su clásico monólogo. Y lo que hicieron Simón y Francisco Reyes fue darle vida: lo traen a escena, en medio de un purgatorio”.

  • Este montaje fue pensado para ser una obra itinerante destinada a llegar a lugares recónditos de Chile donde no existe infraestructura cultural. Este formato, además, permite explorar el esquema de cuentacuentos, “de ir de pueblo en pueblo contando una historia”, ha dicho Francisco Reyes.

  • Yorick plantea temas universales fundamentales, como lo explica Francisco Reyes en El Nortero: “Muy por lo contrario de lo que la gente cree, (esto no es) una clase doctoral sobre literatura (…). Hamlet te pone en escena y te hace preguntarte y contrapreguntarte permanentemente en qué estás, cómo vas, hacia dónde vas; lo que provoca por lo tanto una comunicación muy interesante con el público”, afirma. Simón Reyes agrega en El Mercurio: “El teatro cobra sentido cuando está dentro de una comunidad. Y Yorick cumple una función de coro griego, de mirarnos las caras a través de nuestra propia historia”.
  • Origen del proyecto. La idea de Yorick, la historia de Hamlet, nació luego de un viaje que hicieron juntos por el Amazonas Simón Reyes y Francisco Reyes —padre e hijo—, y durante el cual quisieron crear “una obra que los conmoviera y motivara”, según contaron en El Mercurio: “A Pancho le interesaba porque es un drama potente, con muchos colores. A mí, porque tiene que ver con la palabra. Hoy el teatro se relaciona mucho con la expresión, el movimiento, la danza. Hay mucho actor y poco dramaturgo, pocos contadores de historias (...) Para mí, Hamlet es una de las respuestas más geniales sobre el individuo, la cultura y la naturaleza”, explicó Simón Reyes.

Una entretenida adaptación del clásico del escritor europeo

El Nortero