País Ruanda

Disciplina Danza | Música | Teatro

Público Adultos

Recomendación +16 años

Duración 75 minutos

Idioma Inglés, con subtítulos en español

Fechas 10, 11 y 12 de enero, 19:30h

Lugar Centro GAM

Precio $15.000

Esto es teatro sofisticado (...). Sus múltiples capas son un aporte importante a nuestro entendimiento sobre cómo el arte puede abordar lo que ninguno de nosotros desea saber

—The New York Times

Cuando la coreógrafa ruandesa Dorothée Munyaneza tenía 12 años, en 1994, uno de los genocidios más brutales de las últimas décadas tuvo lugar en su país: en apenas 100 días, alrededor de un millón de personas fueron asesinadas. La mayoría de las mujeres que sobrevivieron fueron violadas y unos 5 mil niños nacieron de esa tragedia. Ella y su familia pudieron escapar a Londres, pero las atrocidades que vio la hicieron aprender que hay realidades indecibles, que el dolor desborda las palabras. En Unwanted, Dorothée Munyaneza convierte las lágrimas de esas madres en movimientos corporales, en una coreografía que, acompañada de voces, sonidos, cantos y relatos, entrega una visión profunda de la tragedia. Su cuerpo navega a través de las historias que recopiló hablando con las víctimas y estudiando cómo el dolor se expresaba en sus movimientos. Junto a la cantante punk estadounidense Holland Andrews y al compositor francés Alain Mahé, Munyaneza lleva al escenario el drama del genocidio de Ruanda, pero también una verdad innegable: el cuerpo habla cuando el testimonio ha sido silenciado.

| Multimedia

Dirección y coreografía

Dorothée Munyaneza

(Ruanda, 1982)

Coreógrafa, bailarina, músico, cantante y actriz nacida en Kigali y emigrada a Londres, donde estudió ciencias sociales y música. Compuso la banda sonora de la película Hotel Ruanda (2004), de Terry George, y en 2006, sin ningún entrenamiento formal, bailó en la pieza Sans Retour, del coreógrafo francés François Verret. En 2014 creó su propia compañía, Kadidi, y estrenó su primer trabajo individual, Samedi Détente. Sus piezas han sido montadas en el Festival de Aviñón, en el Théâtre de la Ville de París y en otros importantes escenarios de países como Inglaterra y Estados Unidos. Hoy vive en Francia.

Creación Dorothée Munyaneza Con Holland Andrews, Alain Mahé y Dorothée Munyaneza Artista plástico Bruce Clark Música Dorothée Munyaneza, Holland Andrews, Alain Mahé Asesor artístico Faustin Linyekula Slam Ntare Diseño de iluminación Christian Dubet Diseño de escenografía Vincent Gadras Diseño de vestuario Stéphanie Coudert Dirección técnica Marion Piry Ingeniero de sonido Camille Frachet/Valérie Bacjsa Ingeniero de iluminación Marine Le Vey Producción y director de booking Emmanuel Magis (asistido por Clémence Pierre, Judith Sevilla, Anahi) Construcción de escenografía Ateliers de la MCB Maison de la Culture de Bourges Scène nationale.

  • Esta será la primera presentación en Chile de Dorothée Munyaneza, una de las coreógrafas más importantes de la escena de la danza contemporánea. Antes de crear su propia compañia, trabajó junto a coreógrafos de renombre, como Mark Tompkins, Robyn Orlin, Rachid Ouramdane y Alain Buffard. Sus trabajos han sido presentados en importantes escenarios del mundo, como el Festival de Aviñón o el Baryshnikov Arts Center de Nueva York, y es una de las socias artísticas del Théâtre de la Ville de París.
  • A través de la música, de la danza y del texto escrito, Dorothée Munyaneza busca formas de explorar la memoria individual y colectiva por medio del cuerpo, ofreciendo una voz a los que fueron silenciados o violentados en el genocidio de Ruanda, una masacre que no ha dejado de examinar y cuestionar en sus trabajos. Su propósito, dice, es "romper el silencio e iluminar las cicatrices de la historia". Se trata de la segunda vez que aborda esta tragedia, luego de Samedi Détente (2014).
  • Unwanted es una exploración en torno al dolor y al trauma, y a la dificultad de transformarlos en experiencias comunicables. Este dilema ha inquietado a artistas y teóricos que han trabajado en torno a exterminios: se trata de fenómenos inaccesibles, en que el horror parece inabarcable en palabras o imágenes. Dorothée Munyaneza busca nuevos lenguajes, a través de la danza, la palabra hablada y los sonidos, para abordar este problema. "Unwanted es más música que danza. Las secuencias cantadas muestran una manera diferente de lidiar con hechos brutales: entonando suavemente cosas que ocurrieron en la Historia", se explica en el New York Times.
  • Unwanted fue estrenada en el Festival de Aviñón, el evento teatral más importante de Europa, y en su paso por Estados Unidos recibió críticas elogiosas en medios como The New Yorker y The New York Times.
  • Sobre el escenario, Munyaneza es acompañada por la compositora y cantante punk Holland Andrews, conocida como Like a Villain, y por el compositor francés de música electrónica Alain Mahé. La puesta en escena fue creada por el artista visual sudafricano Bruce Clark.
  • Ruanda. La historia reciente de este país de África central, que tras la Primera Guerra Mundial fue colonia de Bélgica, está marcada por el genocidio feroz que perpetró el gobierno, dominado por la etnia hutu, contra la población tutsi en 1994, en el contexto de la Guerra civil ruandesa que comenzó a inicios de los años 90. Un 75% de ese grupo étnico fue aniquilado y se estima que entre 500 mil y 1 millón de personas fueron asesinadas. Las violaciones en masa de la que fueron víctimas las mujeres resultaron en miles de embarazos indeseados: muchos de esos niños fueron asesinados y los que sobrevivieron crecieron en medio del rechazo de sus familias. La brutalidad de la masacre impulsó la creación de la Corte Penal Internacional, en La Haya, para juzgar genocidios, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra.
  • Proceso creativo. Esta pieza fue creada en base a testimonios de mujeres no sólo de Ruanda, sino también del Congo, de Chad, Siria y la exYugoslavia, que sufrieron violaciones en los conflictos bélicos de sus países. "Me hablaron sobre lo difícil que era amar a sus hijos y vivir solas, porque la mayoría fueron rechazadas por sus familias. Ellas, y sus hijos, que ahora son adultos, compartieron conmigo sus momentos más dolorosos", cuenta Munyaneza, que finalmente decidió centrar la obra sólo en su país natal. Todo los testimonios hablados que grabó, dice, se convirtieron en material físico, coreográfico.

—«Dorothée Munyaneza transformó las historias de las víctimas en movimiento, palabras y canciones, en un proceso que se acerca a una suerte de exorcismo físico»

The New Yorker

—«Lo que en el papel podría provocar aprehensión, incluso miedo, cobra en Unwanted una intensidad sorprendente. Principalmente porque la magnética Dorothée Munyaneza es una buena definición de la expresión "bestia escénica"»

Libération

—«El rango de lenguajes usados oscila entre la objetividad fría del docudrama hablado y la intensidad lírica extrema de escenas de locura casi operáticas»

—The New York Times

Esto es teatro sofisticado (...). Sus múltiples capas son un aporte importante a nuestro entendimiento sobre cómo el arte puede abordar lo que ninguno de nosotros desea saber

—The New York Times

—«Dorothée Munyaneza transformó las historias de las víctimas en movimiento, palabras y canciones, en un proceso que se acerca a una suerte de exorcismo físico»

The New Yorker

—«Lo que en el papel podría provocar aprehensión, incluso miedo, cobra en Unwanted una intensidad sorprendente. Principalmente porque la magnética Dorothée Munyaneza es una buena definición de la expresión "bestia escénica"»

Libération

—«El rango de lenguajes usados oscila entre la objetividad fría del docudrama hablado y la intensidad lírica extrema de escenas de locura casi operáticas»

—The New York Times

| Colaboran