Disciplina Circo | Música | Teatro

Público Todo público

Recomendación Todo público

Vivimos en un mundo en constante cambio, que se diversifica y se enriquece de múltiples culturas. Santiago a Mil, en su vigésimo sexta versión, busca alzarse nuevamente como la gran fiesta de las artes escénicas en Chile, en tiempos en que cada vez es más necesario hacer confluir todas las voces, culturas y visiones que hoy son parte del país. Para dar inicio a esta celebración colectiva, en la que se reunirán creadores de todo el mundo, el festival propone un rito inaugural que festeja la diversidad y que una vez más instaura el espacio público como uno de los escenarios más importantes para Santiago a Mil. Desde las 20.30h, un desfile en el que se funden teatro, circo y música en vivo se tomará las calles del centro de la capital, liderados por dos de los espectáculos nacionales que son parte de la programación: Los navengantes del sueño, de Teatroonirus, y Ni una abeja menos, de Irene Bustamante. A ellos, se sumarán músicos de Haití, artistas de la agrupación Cirkología y del Centro Cultural Artístico China-Chile, y varias sorpresas más. Más de 100 artistas en escena darán vida a un colorido desfile que tendrá una extensión de 1,4 kilómetros, que comenzará en la Plaza Tribunales —en Morandé con Compañía— y que terminará en el frontis del Museo de Bellas Artes al son del rara, música festiva que acompaña las celebraciones callejeras en Haití. Una fiesta de la diversidad, un espectáculo lleno de color y alegría para comenzar 2019 y para inaugurar un festival que se rebela a las verdades establecidas, a las exclusiones y discriminaciones de todo tipo, y a la deshumanización de nuestra sociedad.

| Multimedia

Dirección

Horacio Videla Montero

Director teatral de vasta trayectoria, destacado por su capacidad para crear espectáculos donde la construcción de lenguaje se articula en la orquestación de diversos medios expresivos. Su labor se ha caracterizado por un esfuerzo de descentralización cultural que se concreta a través de giras por todo el país. En los años 80 fue miembro fundador de la Compañía Gran Circo Teatro, y actuó en la mítica obra La negra Ester (1988). Entre sus espectáculos más destacados figuran Juana de Arco, el misterio de la luz (2000), de Coca Duarte, y La niña y los sortilegios (2007), junto a su compañía Teatroonirus.