País Chile

Disciplina Teatro

Público Jóvenes | Adultos

Recomendación +14 años

Duración 80 minutos

Idioma Español

Fechas 4, 5, 6, 8, 9 y 10 de enero, 21:00h

Lugar Centro GAM

Un montaje contestatario e irónico

Radio Biobio

Un grupo de cuatro vocales prepara su mesa de votación. No es una elección cualquiera, sino un momento histórico para Chile: un referéndum para decidir si se debe poner fin a la democracia de manera democrática. El país se pondrá a la vanguardia política para preguntarse sobre la validez popular de este sistema. ¿Y si nadie llega a votar?, ¿vale la pena seguir votando? Si no es democracia, ¿qué es? Representar es la segunda obra de la compañía Perro Muerto, una mirada generacional sobre el actual cuestionamiento al sistema, la baja participación y la profunda crisis de representación política. A través de un lenguaje ágil cargado de ironía y humor, los personajes se verán obligados a hablar de política y reflexionar sobre el devenir del sistema. ¿Cómo afecta esta crisis al teatro, arte por excelencia de la representación? La compañía responde: "No sabemos qué va a pasar, no sabemos cuál es la mejor salida, pero creemos que la tarea del teatro es obligarnos a preguntarnos sobre el futuro”.

| Multimedia

Compañía

Teatro Perro Muerto

Agrupación que trabaja desde el laboratorio y la experimentación, buscando a través de sus puestas en escena un discurso generacional sobre el teatro político. Generan obras de autoría propia, donde los ejes fundamentales son: el humor, la sátira, la contradicción y la transgresión, buscando así generar un teatro reflexivo, fresco y entretenido. "Entendemos el teatro como un medio de hacer circular ideas, por eso investigamos siempre temas de interés social. El teatro debe ser un aporte a la reflexión y discusión sobre el estado actual de las cosas", señalan.

Sebastian Squella

Director de la compañía Perro Muerto, co-director de la compañía Fénix e Ilusiones, del Centro Penitenciario Colina 1 y profesor de la Escuela Latinoamericana de Teatro Popular (ELATEP) . En agosto del 2016, fue reconocido con el premio Eugenio Guzmán (Mejor Dirección) con "Pinochet, la obra censurada en dictadura" en el Marco del XV Festival de Directores Emergentes y en 2017 fue uno de los seleccionados por el programa de Dirección Escénica, organizado por Fundación Teatro a Mil y Goethe-Institut, que busca fomentar la formación artística de jóvenes directores teatrales chilenos. Durante el mes de mayo del presente año realizará una pasantía para participar en el International Forum del Festival Theatertreffen en Berlín, Alemania, siendo el único sudamericano seleccionado para dicho programa.

Director Sebastián Squella | Asistente de Dirección y audiovisualista Nicolás Calderón | Diseñador Integral Javier Pávez | Fotógrafo Paul Osses | Producción Victoria Iglesias y Valeria Aguilar | Elenco Rodrigo Florechaes, Camilo Venegas, Valeria Aguilar y Victoria Iglesias | Proyecto Fondart Regional - Convocatoria 2018, con el apoyo de Fundación Teatro a Mil y Goethe Institut.

  • La compañía Perro Muerto, que vuelve a Santiago a Mil tras presentarse en 2017 con su aplaudido y exitoso debut Pinochet, la obra censurada en dictadura, se ha destacado por su propuesta marcada por las reflexiones políticas en torno al Chile reciente. En Representar consolidan ese sello, comparándolos con la compañía La Re-sentida y con el trabajo de Marco Layera. “Somos jóvenes nacidos en democracia y tenemos que debatir e imaginar nuestro futuro como sociedad”, explica el director, Sebastián Squella.

  • Representar plantea una idea lúcida y provocadora: ¿es posible imaginar un sistema político viable que no sea la democracia? ¿hay alguna salida alternativa, algún modelo de representatividd mejor que el actual? “(La democracia) es el mejor sistema político que se conoce hasta ahora, pero tampoco puede ser lo más evolucionado del ser humano”, dice Squella. A partir de esa premisa, la compañía Perro Muerto imagina un Chile vanguardista en el que se decide abolirla.

  • Si bien Representar aborda un tema serio y trascendental como la democracia, Perro Muerto lo hace a partir de una propuesta llena de humor e ironía: “Como compañía, creemos que el teatro, antes que cualquier cosa, sea político o no, tiene que ser un momento de goce, de disfrute, tanto para los actores, como para el espectador. Creemos que podemos hablar temas importantes de manera divertida, porque desde la risa y el humor también se puede reflexionar”, explica Squella.

  • La obra nace de un problema puntual que aqueja a Chile: el proyecto nació tras las elecciones municipales de 2016, donde hubo un 34,9% de participación ciudadana, una de las cifras más bajas de la historia local. De ahí que comenzaran a preguntarse por qué la gente no estaba mostrando interés en la democracia, pero la reflexión fue más allá: “se nos cruzó la idea de que mucha gente tampoco va al teatro, y se sumó todo: las urnas y los teatros están vacíos porque los que representan, dejaron de representar cosas importantes para los demás”, asegura el director.
  • Los intelectuales detrás de la obra. Para este montaje, la compañía realizó una revisión bibliográfica extensa: a ensayos de Terry Eagleton, Pierre Bourdieu y Rüdiger Safranski, sumaron textos como Los Justos, de Albert Camus; Sobre la violencia, de Hannah Arendt; Discurso, de Guillermo Calderón; Alabardas y Ensayos sobre la Lucidez, de José Saramago. “También leímos a un grupo francés que se llama Comité Invisible, que escribieron A nuestros amigos y La insurrección que llega, uno pre y otro post movimiento Indignados de España. El primero es sobre el momento de revolución y las ansias de cambiarlo y quemarlo todo, y el segundo es ‘nos transformamos en partido, somos PODEMOS, nos institucionalizamos y no pasó nada’”, explica el director.
  • Pinochet, la obra censurada en dictadura. El primer trabajo de Perro Muerto, estrenado en 2015 con éxito de crítica y público, también abordaba un tema político: se trata de una reconstrucción libre y ácida de una obra de 1986 que muestra a cuatro personajes influyentes de la dictadura y cómo piensan el futuro de Chile. Desde la sátira y el humor negro se preguntan cómo será la transición para ellos, un proceso lleno de incertidumbre y miedos. La obra habla sobre el poder y los sueños de una clase dominante que imagina su lugar en el futuro de Chile, y contrasta el proyecto país de hace 30 años con el Chile actual.

«Una ágil, lúdica puesta en escena cargada de humor»

La Nación

Un montaje contestatario e irónico

Radio Biobio

«Una ágil, lúdica puesta en escena cargada de humor»

La Nación

| Colaboran