País Chile

Disciplina Danza

Público Todo público

Recomendación +7 años

Duración 60 minutos

Fechas 11, 12, 13, 14 y 15 de enero, 18.00h

Lugar Centro GAM

Precio $6.000

Un gesto de reivindicación, un rescate de la cosmovisión mapuche y una mirada a la espiritualidad mapuche

Revista Hiedra

En mapuzungun, la palabra malen se refiere a las niñas que comienzan a adquirir los conocimientos ancestrales de las mujeres mayores, y es ese diálogo intergeneracional lo que el coreógrafo y bailarín Ricardo Curaqueo pone en escena en clave de danza contemporánea. Dieciséis mujeres de entre 9 y 70 años son las intérpretes de Malen, obra que trae a Santiago a Mil el legado de la poética femenina mapuche, proponiendo un encuentro de mujeres de este pueblo, de diversas edades, que buscan resignificarse en el hoy. Esta pieza de danza contemporánea es una reconstrucción y reparación de la vida y cultura mapuche, proponiendo a la infancia y la mujer como ejes centrales de acción y creación. Malen es una invitación a pensar el presente mapuche como una realidad, es derribar prejuicios, es expandir las posibilidades del encuentro y la distancia a través del cuerpo. En otras palabras, Malen es pensar la danza en mapuche. Esta obra fue premiada por el Círculo de Críticos de Arte de Chile en 2017.

| Multimedia

Dirección

Ricardo Curaqueo Curiche

Intérprete en danza, docente y coreógrafo profesional. Como intérprete se ha desempeñado junto a destacados coreógrafos nacionales e internacionales, entre ellos, Lemi Ponifasio (Mau mapuche) y Pablo Rotemberg (La noche obstinada). Ha dirigido obras como El tango de las rosas (2012) y Kalfü kütral (2016), una investigación escénica de danza contemporánea y cosmovisión mapuche que tuvo gran aceptación de la crítica internacional. Con Malen, ganadora del Premio del Círculo de Críticos de Arte de Chile en la categoría Mejor obra de danza, se ha posicionado como uno de los coreógrafos más sobresalientes de la escena contemporánea local.

Dirección Ricardo Curaqueo Curiche | Asistente de dirección y dramaturgista Karen Carreño Rivera | Dirección de arte Deysi Cruz Vásquez | Diseño de iluminación Francisco Herrera | Diseño sonoro Joaquín Montecinos Ortiz | Intérpretes Ayelen Curaqueo Curiche, Florencia Neira Oros, Agata Espinoza Fontana, María Paz Silva Romero, Rallen Montenegro Aguilera, Nathalie Moris Caniulef, Danitza Segura Licanqueo, Catalina Fernández Amado, Constanza Díaz Alfaro, Karina Díaz Osorio, Yasmín Millán Castro, Sonia Orobia Retamales, Norma Hueche Nahuel, Elsa Quinchaleo, Sahira Espinoza Pichipil, Javiera Vallejos Huenuqueo, Rosa Jimenez Cornejo, Belén Alvarez Belmar, Vanessa Curihuinca Coche.

  • Con Malen, Ricardo Curaqueo se consagró como uno de los coreógrafos y bailarines más destacados y prometedores de la escena nacional, lo que fue confirmado tras recibir el Premio del Círculo de Críticos de Arte de Chile a la mejor obra de danza nacional 2017 con esta pieza. Como bailarín, ha trabajado además con importantes coreógrafos nacionales e internacionales, entre ellos, Lemi Ponifasio (Mau mapuche) y Pablo Rotemberg (La noche obstinada).
  • Malen es una exploración en torno a lo que significa ser mapuche, pensarse, sentirse y moverse como tal en el presente. Para ello, Curaqueo opta por fundir el pürrún (baile mapuche) y el lenguaje contemporáneo, uno de los aspectos más destacados por la prensa. “Es una de las cualidades de Curaqueo y su equipo: trabajar la mapuchicidad desde su mirada de artistas jóvenes”, escribió Marietta Santi en el diario La Hora.
  • Esta pieza busca dar una imagen distinta del pueblo mapuche y, en particular, de sus mujeres, alejándose de los estereotipos que circulan: “En general, en Sudamérica se observa al mundo indígena como una caricatura, como violento o cavernícola, aun cuando sus expresiones son parte de la realidad”, explica Ricardo Curaqueo, quien agrega que una de las misiones de su generación ha sido recuperar y comprender el legado de su pueblo.
  • El coreógrafo de la obra explica que “se trata de una interpretación contemporánea del universo cósmico mapuche que conserva un carácter ritual. Tanto el vestuario como la puesta en escena en su conjunto corresponden a una reinterpretación de los signos tradicionales, enfatizando la profundidad del negro en los vestuarios, las prendas metálicas de plata, y la sutileza iconográfica del textil mapuche”, dice, un trabajo a cargo de la artista visual Deysi Cruz Vásquez.
  • Lo contemporáneo de esta propuesta también está en el hecho de poner en escena solo a mujeres: “Impacta la audaz versión del baile del choike, originalmente bailado por hombres y en la obra por dos mujeres con el torso desnudo”, se leyó en una de las reseñas publicadas tras su estreno. En la puesta en escena, cada intérprete representa una edad particular en un cuerpo mapuche femenino, pasando por la infancia, adolescencia, adultez y vejez.
  • El origen de la obra. Ricardo Curaqueo pone en escena a su hermana menor, Ayelen, que a diferencia de sus padres y hermano no es “ahuincada”: sus 10 años, habla perfecto mapuzungun y vive como una mapuche con total naturalidad, según se cuenta en el diario peruano El Comercio, donde se explica: “estas características poco comunes en las niñas de su edad hicieron que su hermano construyera el espectáculo de danza Malen alrededor suyo”. El coreógrafo agrega que tanto él como sus padres comenzaron a recuperar sus raíces cuando empezaron a sentirse vacíos espiritualmente: “Entonces nos vinieron ganas de volver a lo que somos y comenzamos a ir donde las 'papay' (abuelas) para conversar y saber más de ellas”.
  • Danza mapuche. Según se explica en Memoria Chilena, “el baile (o pürún) para el pueblo mapuche tiene un carácter ritual, de armonía entre el ser humano y su entorno y de relación con el misterio de la fe. En el fondo, es uno de los principales testimonios de cosmovisión del pueblo. Por ello, las instancias más importantes de desarrollo de la danza son las ceremonias religiosas”.

«Rito, tierra, femineidad, bosque nativo. A eso, entre otras cosas, remite Malen»

La Panera

«(Una) pieza de danza contemporánea que tiene por objetivo alejar al pueblo mapuche del concepto de marginalidad y trasladar sus creencias al escenario»

El Mostrador

«Malen no es solo un espectáculo que recoge la tradición mapuche y la muestra con orgullo. También es una forma en la que Curaqueo y el (equipo) buscan descolonizar el cuerpo»

El Comercio, Perú

Un gesto de reivindicación, un rescate de la cosmovisión mapuche y una mirada a la espiritualidad mapuche

Revista Hiedra

«Rito, tierra, femineidad, bosque nativo. A eso, entre otras cosas, remite Malen»

La Panera

«(Una) pieza de danza contemporánea que tiene por objetivo alejar al pueblo mapuche del concepto de marginalidad y trasladar sus creencias al escenario»

El Mostrador

«Malen no es solo un espectáculo que recoge la tradición mapuche y la muestra con orgullo. También es una forma en la que Curaqueo y el (equipo) buscan descolonizar el cuerpo»

El Comercio, Perú