País Francia

Público Jóvenes | Adultos

Recomendación +12 años

Duración 70 minutos

Idioma Español

Fechas 9, 10 y 11 de enero, 21:30h

Temática Humor | Marionetas | Mujeres | Vejez

(El trabajo de Compañía Traversière) te hará alucinar

The Sunday Times

Magdalena es una anciana elegante, picarona y, en el fondo, una anarquista. Ella sabe muy bien que no está tan lejos del fin, así que saborea el instante presente. Ya sea como oradora, jugadora de póquer o (in)experta en informática, Magdalena habla de los tiempos actuales de manera cómica y tierna, haciéndonos reflexionar sobre la vida y, en especial, sobre ciertos tabús, sin filtro y con mucho humor. La anciana analiza con lengua afilada temas que incomodan o harían sonrojar a la mayoría, desde el sexo en la vejez, la eutanasia y el aborto, hasta los abusos de la industria farmacéutica. Y lo hace de manera tan imprevisible y graciosa, una especie de stand up en que todos terminan riendo con ella. Magdalena podría ser la abuela o la madre de cualquiera, y quizás de ahí que sea imposible resistir a sus encantos. Con esta obra de títeres, la francesa Julia Yevnine, junto a su Compañía Traversière, crea una pieza que cuestiona problemáticas sociales actuales desde una perspectiva lúcida, poética y divertida, a partir de la mirada de una mujer mayor entrañable y desinhibida.

La presentación de Magdalena – A One Puppet Show en Santiago a Mil es parte de una alianza entre La Rebelión de los Muñecos y Fundación Teatro a Mil enmarcada en el modelo colaborativo de la gestión del Festival.

| Multimedia

Dirección y dramaturgia

Julia Yevnine

(Francia)

Actriz, titiritera, diseñadora de títeres y directora, que trabaja en distintos proyectos de alcance internacional. Estudió en la Ecole Internationale de Théâtre Jacques Lecoq, Paris y en LISPA, Londres. Es cofundadora de las compañías Theatre Témoin y Compagnie Traversière, de la que es directora. Como titiritera y diseñadora de títeres, se ha formado con maestros como Handspring Puppet Company, Mandinga Arts y Natacha Belova. Es codirectora –además de hacer la construcción de títeres– de The Caravan, proyecto de teatro callejero para la población siria que cuenta con el apoyo UNICEF. Ha colaborado con compañías de Grecia, Inglaterra, Francia, España, Irlanda, Italia, Líbano, Chile y Argentina.

Compagnie Traversière

Creada en París en 2008 por un grupo de artistas, esta compañía se caracteriza por combinar las artes plásticas, el cuento y el teatro físico, con el objetivo de hacer un teatro comprometido, divertido y pertinente. Desde 2015, se dedica exclusivamente al teatro de títeres. El primer proyecto de títeres para adultos que crearon, The Fantasist, habla sobre el trastorno bipolar y tuvo una notable recepción del público y la prensa. En 2016 la compañía creó en Argentina, en colaboración con Lupa, Compañía de Muñecos, un espectáculo de títeres para adultos llamado Algún día todo esto será tuyo.

Dirección y dramaturgia Julia Yevnine | Diseño de títeres Julia Yevnine | Diseño de escenografía Gabriela Faundez Frugone, Marcelo Arenas Castillo | Diseño de luz Sebastián Ríos | Producción y comunicación Camila Garrido

  • Compagnie Traversière es un importante grupo multidisciplinario francés dedicado al teatro de títeres para adultos. Gracias a sus obras, se ha presentado en distintos rincones del mundo y ha cosechado elogiosas críticas en medios como The Sunday Times y The Guardian, ambos de Reino Unido. Con Chile tienen una relación estrecha: la compañía ha estado en 2016, 2017 y 2018.
  • Magdalena es una radiografía de la sociedad actual, a partir de cómo ésta se relaciona con ciertos temas tabús, entre ellos, la eutanasia, el aborto, el negocio de la salud, la sexualidad y, sobre todo, la vejez. De ahí que la obra –cargada de humor e ironía– nos haga reflexionar y entender que la vida es algo único, un camino "para disfrutar, querer y compartir", explica Julia Yevnine.
  • A nivel de forma, la obra es una suerte de stand up show conducido por un títere de tamaño humano, que se desenvuelve en una escenografía sencilla. Eso permite crear eficazmente una atmósfera en la que se destacan los rasgos, movimientos, fuerza, precisión y expresividad del muñeco. Por lo mismo, el títere logra un protagonismo total frente al público.
  • La directora trata de llevar al títere al límite de sus posibilidades: Yevnine juega constantemente con una ilusión que fusiona y separa al títere de su titiritera en escenas de baile, en la interacción con el público, en improvisaciones o en conversaciones con otros personajes. El público es invitado a participar en diversos momentos, abriendo la posibilidad de que también sea parte de la obra.
  • La rebelión de los muñecos. Viajeinmóvil, en su afán por continuar creando espacio y dando cabida al teatro de animación y marionetas en Chile, produce el Festival Internacional La rebelión de los muñecos, que convoca a compañías nacionales y extranjeras una vez al año para mostrar a la comunidad una programación con destacados montajes de teatro de animación y marionetas, buscando establecerse como una plataforma nacional e internacional de difusión, fomento, formación, circulación y perfeccionamiento en dicha especialidad. La rebelión de los muñecos se hace cargo de una importante labor: visibilizar el teatro de la materialidad a nivel nacional, internacionalizar su programación y ofrecer al medio posibilidades de formación con los maestros más relevantes a nivel mundial.
  • Teatro de marionetas. También llamado teatro de títeres o teatro de muñecos, es definido como "un conjunto de disciplinas artísticas y técnicas mediante las cuales se crea, realiza y organiza una especie peculiar de espectáculos, caracterizados por el uso de ciertos elementos materiales expresivos", según el libro Aproximación al teatro de títeres, del titiritero argentino Juan Enrique Acuña. A grandes rasgos, se suelen distinguir cuatro técnicas básicas: títeres de varilla, de guante, de sombra y las marionetas, articuladas o movidas por hilos. Todas ellas han sido enriquecidas a partir de los avances de la tecnología y de diversas experimentaciones. Por ejemplo, hay títeres digitales y títeres construídos a partir de complejos mecanismos que involucran la manipulación de varias personas. "El teatro de títeres, lúdico por las esencias poéticas que lo identifican, es capaz de representar los errores de la sociedad, de la política, de la religión, del quehacer humano todo", se apunta en la revista teatral cubana Conjunto, y de ahí que sea un error asociar este tipo de espectáculos solo con el público infantil.

(El trabajo de Compañía Traversière) te hará alucinar

The Sunday Times

| Colaboran