País Chile

Disciplina Teatro de calle

Público Todo público

Recomendación Todo público

Duración 60 minutos

Idioma Español

Fechas 5 de enero, 21:00h, PAC; 11 enero, 21.00h, Cerrillos; 13 de enero, 21.00h, Quilicura; 16 de enero, 21.00h, San Joaquín; 20 de enero, 21:00h, El Bosque; 23 de enero, 20.30h, Arauco

Advertencia Espectáculo móvil, la audiencia se desplaza con la compañía a lo largo de 800 metros. Se usan máquinas de humo, burbujas, agua y explosiones de confeti (sin pirotecnia)

<<El despliegue escénico con vistosos trajes e imponentes carros no dejó a nadie indiferente, familias completas se dejaron envolver en un ambiente de fantasía>>

- Radio Biobio

Los navegantes del sueño es un desfile interactivo de actores, acróbatas y estructuras de gran visualidad, las que circulan encantando al público y realizando diversos actos, piruetas y desbordando imaginación. Es un desfile lúdico y contemporáneo, centrado en un grupo de hombres de mar que navega por el espacio público en busca de un ideal: encontrar la isla de Utopía, ese lugar donde todos los sueños se hacen realidad. Es una comparsa de marineros, bucaneros, náufragos y bañistas que deambulan en medio del sonido encantador de la música y, entre burbujas de jabón y luces de colores, navegan en busca de una utopía, enseñarle a la gente a celebrar. Utopía significa celebrar la vida, el amor, la alegría y, sobre todo, la capacidad de soñar y volar en las alas de la fantasía. Una celebración que evoca la vida, la fantasía y el juego; un espectáculo inolvidable que circula por las calles acompañado de la audiencia.

| Multimedia

Compañía

Teatroonirus

Compañía de teatro fundada en 2007 dedicada a la investigación de lenguajes expresivos diversos relacionados con lo teatral, ya sea en sala o en espacios no convencionales. A la fecha, han estrenado 16 espectáculos, entre ellos, El principito (2015), el concierto dramatizado Pedrito y el lobo (2016) y Las mil y una noches (2016) —todos en coproducción con el Teatro Municipal de Santiago—, y Tito Andrónico, una versión de calle de la obra de Shakespeare. La compañía se caracteriza por su interés en el trabajo físico del actor, su trabajo con relatos fantásticos y la intervención del espacio público.

Dirección

Horacio Videla Montero

(Chile)

Director teatral de vasta trayectoria, destacado por su capacidad para crear espectáculos donde la construcción de lenguaje se articula en la orquestación de diversos medios expresivos. Su labor se ha caracterizado por un esfuerzo de descentralización cultural que se concreta a través de giras por todo el país. En los años 80 fue miembro fundador de la Compañía Gran Circo Teatro, y actuó en la mítica obra La negra Ester (1988). Entre sus espectáculos más destacados figuran Juana de Arco, el misterio de la luz (2000), de Coca Duarte, y La niña y los sortilegios (2007), junto a su compañía Teatroonirus.

Dirección Horacio Videla Montero | Elenco Álvaro Pizarro, Natalia Mora, Pamela Guzmán, Gabriel Gana, Catalina Venegas, German Diaz, Claudio Alarcón, Victor Angel, Dominique Jannas, Lobsang Palacios, Carola Lucavechi, Alberto Zeiss, Alexis Erpel, Diego Pezo, Constanza Pérez, Damian Azocar, Javier Slavic, Felipe Astudillo | Jefe técnico Pedro Vilarnau | Técnico en sonido Diego Elgueta

¿Por qué ver Los navegantes del sueño?

  • La compañía Teatroonirus es una de las líderes en espectáculos de calle de gran formato en Chile. Varios de sus trabajos han sido incluidos en Santiago a Mil, entre ellos, Y quién no sabe cómo es un dragón, El país de Jauja y Magia austral, con la que convocó a más de 150 mil espectadores. Miles de personas han sido testigos de estos espectáculos a lo largo de todo Santiago y el país.
  • El espectáculo está dirigido por Horacio Videla, director teatral de larga trayectoria, especialista en espectáculos de intervención de espacio público y grandes desfiles. Videla ha sido responsable de las 9 versiones del Paris Parade (el desfile navideño más grande de Sudamérica) y de espectáculos de calle como Altazor, pasajero de su destino (2010) y Tito Andrónico, un Shakespeare en espacio público (2017).
  • Los navegantes del sueño es un espectáculo que incluye actores, zanquistas, vestuario, acróbatas, bailarinas, y técnicos. Ha sido presentado ante miles de personas en distintas ciudades de Chile. Si bien es una obra de teatro móvil, también es una fiesta ambulante de teatro, música y performance. Una celebración en el corazón de una comunidad, un encuentro entre personas mediante el arte escénico.
  • La obra trata de un grupo de marineros, bucaneros y bañistas que recorren la ciudad en busca de la mítica isla de Utopía, un lugar donde no hay que trabajar, no hay que pagar impuestos y donde la única ley es el amor. Sus principales temas son la importancia de perseguir los ideales, luchar por lo que se ama y siente, y no desanimarse ante los obstáculos.
  • El desfile recorre alrededor de 800 metros y está compuesto por las siguientes estructuras y personajes: El barquito de burbujas, una estructura metálica en la que viajan tres marineros y deja una estela de burbujas; La virgen del viento, una estructura de 2,5 metros de altura sobre la que viaja una actriz, movida por otras tres mujeres; El carro porta audio; La hada marina, dos actrices sobre zancos de 80 cm; La sirena que vuela por los aires, una estructura metálica tipo araña; además de otros personajes cuya función es generar cercanía con el público, fotografiándose y relacionándose con la audiencia.
  • Pasacalles. El pasacalle se refiere a dos cosas: a un antiguo baile cortesano desarrollado en España, y a una forma musical de ritmo muy vivo que tocaban las bandas de música y los músicos ambulantes en las fiestas populares del siglo XVII, en especial, en las que se realizaban en las calles. De ahí que se use ese término hoy para los espectáculos callejeros que incluyen música en vivo.
  • Teatro de calle. Se denomina así a las presentaciones teatrales al aire libre en espacios públicos, sin que exista la necesidad de pagar para asistir a un espectáculo. Se trata de espectáculos montados en escenarios urbanos para ser vistos por una gran cantidad de gente. A comienzos del siglo XX, esta práctica comenzó a desarrollarse como una forma de emancipar a la clase trabajadora y reforzar el espíritu revolucionario contra los poderes establecidos. Posteriormente, se desarrolló como una vía para democratizar el teatro y llevarlo a distintos rincones de la ciudad.

<<El despliegue escénico con vistosos trajes e imponentes carros no dejó a nadie indiferente, familias completas se dejaron envolver en un ambiente de fantasía>>

- Radio Biobio