País Chile

Disciplina Teatro

Público Jóvenes | Adultos

Recomendación +10

Duración 75 minutos

Idioma Español

Fechas 18 de enero, 21:00h, Til Til; 20 de enero, 21:00h, Renca; 31 de enero, 20:30 h, Gimnasio Municipal de Curanilahue

Temática Biobioamil

Gracias al éxito de crítica y público, a su propuesta radicalmente original y su aporte histórico y cultural, El húsar de la muerte se convirtió, tras su estreno en 2001, en una de las obras más trascendentales de la historia del teatro chileno. Inspirada en la película homónima de Pedro Sienna, este montaje es a la vez un homenaje a Manuel Rodríguez y al cine mudo: los espectadores entran a una sala de los años veinte y son acomodados frente a una pantalla-escenario esperando a que llegue un personaje en motocicleta, que trae un rollo de celuloide. Tal como en la película, la obra narra las hazañas del guerrillero en pleno proceso de la independencia de la corona española. A través de un lenguaje y una estética expresionista, propios del cine de los años 20, y junto a una banda de músicos que toca en vivo melodías contemporáneas, a la usanza del pianista que musicalizaba las películas antiguas, La Patogallina se viste de blanco y negro para dar vida a una puesta en escena que marcó el teatro chileno y lo internacionalizó. Una obra fundamental e imperdible para celebrar los 22 años de esta legendaria compañía teatral

| Multimedia

Dirección

Martín Erazo

(Chile, 1974)

Director de teatro, actor y cantante, director de la compañía La Patogallina y cantante de las bandas La Patogallina Saunmachin y Patricio Cobarde. Fue nominado a los Premios Altazor por la obra El húsar de la muerte, con la que ha viajado por Europa, Latinoamérica e India. Dirigió el documental Guerrero invisible, presentado en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Es el cofundador y codirector de la compañía de intervenciones callejeras Teatro del Sonido y codirector del festival chileno de teatro de calle, FITKA. Ha participado en festivales de Francia, España, Suiza, Holanda, India, Brasil, Ecuador, Argentina, Colombia y República Dominicana.

Compañía

La Patogallina

La Patogallina es uno de los colectivos artísticos más importantes de la escena nacional. Con más de veinte años de trayectoria, su amplia experiencia está marcada por el rescate del teatro popular y callejero, desarrollando un lenguaje de gran energía actoral, sonora y visual. A lo largo de su vida artística, la agrupación ha buscado abordar temáticas contingentes, en su mayoría relacionadas con la historia de Chile. Desde 1996 han participado en festivales de Francia, España, Suiza, Holanda, India, Brasil, Ecuador, Argentina, Colombia y República Dominicana, y han llevado a escena espectáculos inolvidables como A Sangre e Pato y El Húsar de la Muerte, entre otros, que los han posicionado como una de las compañías más activas de Sudamérica. Fue fundado en 1996 por Rodrigo Rojas, Eduardo Moya, Sergio Pineda y Martin Erazo.

Dirección Martín Erazo | Elenco Cael Orrego, Sandra Figueroa, Rodrigo Rojas, Gloria Salgado,Victoria Gonzales, Pilar Salinas, Eduardo Moya, Matías Burgos, Laura Maldonado | Músicos Alejandra Muñoz,Emilio Miranda, Jaime Molina, Pablo Contreras | Técnico en escena Juan Fierino | Producción Lorena Ojeda Sepúlveda

  • La Patogallina es una compañía legendaria de la escena teatral chilena, que desde el estreno en el año 2000 de El húsar de la muerte, basada en la película de Pedro Sienna, instauró una nueva forma de hacer teatro en Chile, a través de una propuesta interdisciplinaria que fundía elementos de la tragicomedia, el teatro callejero, el teatro popular, la música en vivo, el lenguaje cinematográfico y el uso de espacios no convencionales. Se trata de uno de los colectivos artísticos más importantes de Chile, y en sus más de 20 años de trayectoria ha desarrollado un lenguaje teatral único.
  • El húsar de la muerte es un montaje legendario y fundamental del teatro chileno de las últimas décadas. El año 2001, fue la obra elegida para abrir la versión VIII del Festival Internacional Santiago a Mil en el Palacio de La Moneda, un evento encabezado por el entonces presidente Ricardo Lagos y al que asistieron los principales nombres de la escena teatral chilena. Se trató de un hito de la historia de Chile reciente: La Moneda volvía a convertirse en “un espacio público, social y cultural, accesible y receptivo a la ciudadanía”, según la académica Fernanda Carvajal, de la Universidad de Buenos Aires.
  • La propuesta visual y musical original y novedosa de la obra fascinó a la crítica y al público de Chile y el extranjero: El húsar de la muerte utiliza la estética de la película de Pedro Sienna a través de una puesta en escena completamente en blanco y negro, y de actuaciones expresionistas que imitan la gestualidad del cine mudo. Tal como en las películas de los años 20, los diálogos y textos aparecen en carteles escritos, y el pianista que musicalizaba en vivo las proyecciones es reemplazado por una banda de músicos que toca rock, bolero, funk y otros ritmos populares.
  • Teatro físico. Se define así a un tipo de teatro centrado en las capacidades expresivas y comunicativas del cuerpo, a través de actuaciones en la que se busca contar una historia principalmente a través de movimientos corporales. Tiene antecedentes en el teatro nō japonés, en la comedia del arte italiana, en las artes circenses, en ciertas vertientes del teatro asiático y en la tradición de los mimos, y su vertiente moderna se suele situar en la primera mitad del siglo XX.
  • Teatro de calle. Se denomina así a las presentaciones teatrales al aire libre en espacios públicos, sin que exista la necesidad de pagar para asistir. Se trata de espectáculos montados en escenarios urbanos para ser vistos por una gran cantidad de gente. A comienzos del siglo XX, esta práctica comenzó a desarrollarse como una forma de emancipar a la clase trabajadora y reforzar el espíritu revolucionario contra los poderes establecidos. Posteriormente, se desarrolló como una vía para democratizar el teatro y llevarlo a distintos rincones de la ciudad.
  • Chile y el teatro de calle. En las últimas décadas, Chile se ha convertido en una suerte potencial mundial del teatro de calle: "uno hábil para narrar historias, político y bravo sin remedio", según el periodista de La Tercera Pedro Bahamondes, quien menciona como ejemplos La Patogallina, La Patriótico Interesante, La Gran Reyneta y Teatro Onirus, todos ellos "influenciados por Andrés Pérez, Mauricio Celedón y otros grupos extranjeros, como (los franceses) Royal Deluxe". En un artículo de 2016, el diario británico The Financial Times citó a Jordi Durán, director del festival catalán Fira Tárrega, quien dijo: "Chile es claramente una potencia mundial del teatro de calle con una fuerte tradición. (…) Los artistas chilenos son fuertes en la escritura del teatro de calle, pero también en el diseño de producción, lo que lo hace atractivo a nivel internacional”.
  • El húsar de la muerte. Declarada Monumento Histórico en 1998, esta película muda de 1925 es uno de los títulos más importantes de la historia del cine chileno. Su director fue Pedro Sienna –quien también protagoniza el filme–, y en ella se narran las aventuras de Manuel Rodríguez. El resultado fue un éxito rotundo de crítica y público. Tras su estreno, El Mercurio la llamó “la primera gran película histórica nacional”. Es una de las pocas películas mudas chilenas que se conservan.