País Chile

Recomendación +6 años

Duración 50 minutos

Idioma Español

Fechas 18 de enero, 19.30h / 19 y 20 de enero, 17.00h y 19.30h

Un espacio reflexivo en torno a la relación que tiene el ser humano con el planeta

Teletrece

Lilén, una niña de 8 años, descubre que en el lugar donde vive, solo quedan peces en cautiverio. A lo largo de la historia, la pequeña reflexiona en torno a la relación que tiene el ser humano con la naturaleza y descubre la importancia de generar conciencia entre su comunidad sobre el alcance de nuestros actos y sus consecuencias en el planeta. Sin darse cuenta, su historia se entrecruzará con el relato del último pez que queda libre en el mar. El Último Pez es una obra familiar de marionetas que aborda la problemática medioambiental desatada en los mares del sur de Chile debido a la pesca indiscriminada y la instalación de las salmoneras.

Rescatando elementos de la mitología chilota, el relato se construye desde la mirada de una niña que observa un escenario distópico donde ya no existen peces libres debido a falta de conciencia del ser humano y su indiferencia por el entorno. A través de una puesta en escena innovadora, El Último Pez apunta a posicionar a los niños, como los generadores del cambio social.

| Multimedia

Teatro Marote

(Chile)

Desde el año 2017 esta compañía ahonda en la investigación y estética del teatro de marionetas y el lenguaje del teatro familiar. Su primer montaje El Último Pez, ganador de Fondart Regional, fue estrenado en el Centro Cultural de San Joaquín. Durante el 2018, ha tenido temporadas en Centro Mori Bellavista. Además, participó de la 11ª versión del Festival Internacional de Teatro y Danza (FINTDAZ 2018) en Iquique, Los Temporales Teatrales 2018, Festival Nevadas Internacionales de Teatro de Bariloche (Argentina) y Famfest (Chile).

Dirección

Catalina Bize

(Chile)

Actriz y directora de teatro. Ha indagando en diversos lenguajes escénicos y ha concentrado su trabajo en la creación, construcción y manipulación de marionetas. El año 2010 codirigió la obra Chola colérica, estrenada en Matucana 100. En 2013 produjo y manipuló en la obra de marionetas Macrobio, el niño que salvó al río. Actualmente es integrante de la Compañía Teatro y su Doble, dirigida por Aline Kuppenheim, donde es marionetista en las obras Feos, de Guillermo Calderón, y Sobre la cuerda floja, de Mike Kenny. En 2017 creó y dirigió la obra de marionetas El Último Pez.

Dirección

Scarlett Carrasco

(Chile)

Actriz de teatro, locutora, productora y monitora teatral. Su motivación por formar nuevos públicos la lleva a desarrollarse en la pedagogía teatral, donde trabaja para diversas instituciones educativas, desde colegios a universidades, siendo el área de la voz hablada y la técnica vocal su lugar de profundización. Funda junto a Catalina Bize la compañía de Teatro Marote, espacio donde se ha involucrado como actriz, directora y productora. En 2017 se adjudican el Fondart de creación con la obra El Último Pez. Actualmente integra el equipo de producción del Teatro Oriente.

Compañía Teatro Marote | Idea original Catalina Bize y Scarlett Carrasco | Dramaturgia María Paz González | Dirección artística Catalina Bize y Scarlett Carrasco | Dirección escénica Catalina Bize | Elenco Scarlett Carrasco, Camilo Navarro, Camila Vega y Nicolás Vergara | Composición y realización musical César Pacheco | Diseño de iluminación Matías Segura | Visuales Valesca Díaz Diseño escenográfico Cuervo Rojo | Producción Daniela Orrego

  • Este montaje destaca, entre otras cosas, por su puesta en escena multidisciplinaria: mezcla la técnica de marionetas híbridas (marote), la animación digital, una escenografía pop up y música en vivo.
  • Se trata de una obra que acerca al público de todas las edades a la crisis medioambiental que se vive particularmente en el mar de Chiloé, poniendo el acento en la falta de conciencia del ser humano respecto de su condición de ser vivo parte de la naturaleza, es decir, de su condición de habitante de ésta, y de su intervención desmedida sobre el territorio que habita, el que solo le preocupa como medio de explotación económica, sin medir las consecuencias de su impacto.
  • El Último Pez rescata la mirada de una niña para hacer hincapié en que los niños son los precursores del cambio social y como los verdaderos protagonistas del futuro.
  • La obra rescata la cultura chilota tradicional y su visión de lo comunitario y lo colectivo, una visión, dice la compañía, que puede entenderse como “una vía de acción posible para revertir la acción negativa del ser humano sobre la naturaleza”.
  • Marote o marotte. Se llama así a un tipo de títere de manipulación en elevación. Según la World Encyclopedia of Puppetry Arts, “en su versión más básica, el marote se manipula con una única varilla clavada en la cabeza del títere”, aunque “también puede presentar una doble manipulación, de varillas y de guante. En lugar de colocar el índice en la cabeza, se coloca en esta una vara que se sujeta con el dedo corazón, el anular y el meñique, mientras que el pulgar y el índice se introducen en el brazo del guante”. En otras palabras, se trata de una marioneta en que las manos del muñeco son sustituidas por las manos del manipulador.
  • Teatro de marionetas. También llamado teatro de títeres o teatro de muñecos, es definido como "un conjunto de disciplinas artísticas y técnicas mediante las cuales se crea, realiza y organiza una especie peculiar de espectáculos, caracterizados por el uso de ciertos elementos materiales expresivos", según el libro Aproximación al teatro de títeres, del titiritero argentino Juan Enrique Acuña. A grandes rasgos, se suelen distinguir cuatro técnicas básicas: títeres de varilla, de guante, de sombra y las marionetas, articuladas o movidas por hilos. Todas ellas han sido enriquecidas a partir de los avances de la tecnología y de diversas experimentaciones. Por ejemplo, hay títeres digitales y títeres construidos a partir de complejos mecanismos que involucran la manipulación de varias personas. "El teatro de títeres, lúdico por las esencias poéticas que lo identifican, es capaz de representar los errores de la sociedad, de la política, de la religión, del quehacer humano todo", se apunta en la revista teatral cubana Conjunto, y de ahí que sea un error asociar este tipo de espectáculos solo con el público infantil.

Un espacio reflexivo en torno a la relación que tiene el ser humano con el planeta

Teletrece