País Cuba

Disciplina Teatro

Público Adultos

Recomendación +18 años

Duración 70 minutos

Idioma Español

Fechas 17 y 19 de enero, 20.00h | 18 de enero, 17.00h y 20.00h

Advertencia Desnudos completos

Precio $12.000

«(La obra) propone desde la poética del nuevo teatro documental, con sus tensiones entre ficción y no-ficción, metáfora y literalidad, drama y vida, una mirada excepcional sobre la prostitución masculina en la Habana»

Artez, Revista de las Artes Escénicas, Cuba

A partir de una investigación antropológica, social, artística y de género sobre la prostitución masculina gay en Cuba, Baquestribois pone en crisis la representación dramática y expone el cuerpo del actor como zona de riesgo. Un abogado, un transformista, dos transexuales, un cliente y dos prostitutos comparten con los espectadores sus experiencias de vida, conexiones y criterios sobre la prostitución, testimonios que aparecen en distintos formatos –voz en off, video o presencia física– y que se superponen con una atmósfera sonora y visual que recrea los lugares de La Habana que estos cuerpos habitan. En Baquestribois, la visualidad escénica combina la rudeza, la precariedad y la fuerza bruta –del entrenamiento militar, de los golpes y el maltrato– con el erotismo, la sensualidad y la fragilidad. Tras recorrer Cuba, Alemania y México, entre otros países, este montaje de teatro documental llega a Santiago a Mil para entregar, en una mezcla de ficción y no ficción, de metáfora y literalidad, una mirada única sobre la prostitución masculina en la capital cubana.

| Multimedia

Dirección y dramaturgia

José Ramón Hernández Suárez

(Cuba)

Director, actor, gestor cultural, docente e investigador de artes escénicas. Es el fundador de Osikán-Plataforma Escénica Experimental y es coordinador general de Zona 0-Taller de Experimentación Escénica. Posee un amplio repertorio de puestas en escena de la dramaturgia universal y cubana entre las que se destacan piezas de Nara Manzur, Rogelio Orizondo, Michel Azama, Jean Anouil y Jeac Luc Lagarce. Ha colaborado con creadores y proyectos nacionales e internacionales, entre ellos Juan Domínguez, Vivi Tellas, Jean- Fréderic Chevallier, Aristeo Mora entre otros. Mantiene un estudio escénico sobre las representaciones con influencia afrocubana y la danza – teatro experimental. Su obra se ha mostrado en Cuba, República Dominicana, Nueva York, Alemania y México.

Osikán Plataforma Escénica Experimental

Osikán es un espacio de investigación y creación en el que artistas y especialistas indagan en temas neurálgicos de la sociedad cubana actual, y exploran las posibilidades del trabajo del actor en el teatro contemporáneo y su potencia para intervenir en los procesos sociales desde estrategias de lo sensible. La urgencia de plantearse un diálogo más próximo con los espectadores ha producido la búsqueda de una escena íntima que vincula actores profesionales y no profesionales (expertos de vida en las líneas de investigación sociológica), músicos, artistas visuales y de los medios.

Dramaturgia y dirección artística José Ramón Hernández Suárez | Dramaturgista Yohayna Hernández González | Producción Dianelis Diéguez la O | Performers Alan Cantillo Moreno, David Daniel Izaguirre, Gabriel Estrada Reyes | Experto de vida Rufino Nápoles Quiñones, Andy Frank Ruano Medina | Diseño Gráfico Roberto Ramos Mori | Música Original Oscar Sánchez | Asesora de género Marta María Ramírez

  • Este proyecto escénico transdisciplinario sobre la prostitución masculina gay en Cuba nace a partir de una serie de preguntas que tienen alcances universales: “¿Qué significa para un hombre prostituirse? ¿Qué implicaciones físicas, psicológicas, afectivas, familiares, económicas esto genera? ¿Cómo dialoga este fenómeno con la construcción de masculinidades hegemónicas? ¿Cómo miran y son mirados estos cuerpos?”.

  • La obra es el resultado de una investigación de largo aliento que involucró un grupo amplio integrado por prostitutos y transformistas, además de especialistas en género, sexología, psicología y derecho, por lo que se trata de un estudio en profundidad sobre la realidad de la prostitución masculina en Cuba, donde se estima que hay unos 10 mil hombres que ejercen esta labor.

  • Baquestribois fue aplaudida por la crítica y el público cubano, no solo por el tema que trata, sino también por la forma, es decir, por la propuesta estética: “Resulta estimulante el uso de imágenes y acciones metafóricas, que operan a la par como síntesis simbólicas y multiplicadoras”, escribió el crítico argentino Jorge Dubatti. El equipo agrega: “Ante la mirada de los espectadores se irá construyendo un paisaje escénico con las operaciones que los propios actores hacen con sus cuerpos y con otros materiales, como piedras, plátanos y merengue”.

  • José Ramón Hernández es uno de los directores y dramaturgos más destacados de Cuba, ganador de múltiples reconocimientos, entre ellos, la Beca de Creación Milanés 2012, la Residencia Zona Ibsen y la Residencia Documenta Sur con Stefan Kaegi 2016. También recibió, entre otros, el Premio de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba/Asociación Internacional de Críticos de Teatro por las obras Aleja a tus hijos del alcohol y BaqueStriBois, en 2014 y 2016 respectivamente.
  • Proceso de creación. José Ramón Hernández explicó en la Revista Zero, de España, cómo se creó Baquestribois: “la obra no parte de un texto previo, sino de una investigación a la que dedicamos tres años de riguroso trabajo de campo para conocer a profundidad la prostitución masculina homosexual (…) Después tuvimos un proceso de seis meses para realizar la traducción escénica de la información más relevante y seleccionar los dispositivos que operan en el espectáculo”. En todo ese proceso, se trabajó con especialistas en áreas como el género y la sexología, y se recogieron testimonios de trabajadores sexuales.
  • Teatro documental. Sus orígenes se remontan a la segunda mitad del siglo XX, cuando comienza un interés por llevar a escena temáticas políticas e históricas, difuminando así los límites entre ficción y realidad. Esta vertiente teatral se caracteriza por trabajar no sólo con documentos, sino con testimonios recogidos, con lo cual se rescatan no solo los hechos en sí, sino también se les entrega una dimensión más íntima, emotiva y personal a las historias.

«El desnudo, inexorable, adquiere en esta poética sentidos ilimitados, vinculados en primera instancia con el tema de la prostitución, pero también con el desamparo, el desenmascaramiento, la indigencia, la fantasía, la libertad y el erotismo»

Artez, Revista de las Artes Escénicas, Cuba

«Saludo de este montaje su conciencia crítica, su autoconciencia como propuesta que no elude lo desagradable ni lo escabroso […] Me gusta que este espectáculo no sienta pudor ni pida permiso para saberse como un desafío, hacia los espectadores y hacia sí mismo»

Revista Tablas, Cuba

«(La obra) propone desde la poética del nuevo teatro documental, con sus tensiones entre ficción y no-ficción, metáfora y literalidad, drama y vida, una mirada excepcional sobre la prostitución masculina en la Habana»

Artez, Revista de las Artes Escénicas, Cuba

«El desnudo, inexorable, adquiere en esta poética sentidos ilimitados, vinculados en primera instancia con el tema de la prostitución, pero también con el desamparo, el desenmascaramiento, la indigencia, la fantasía, la libertad y el erotismo»

Artez, Revista de las Artes Escénicas, Cuba

«Saludo de este montaje su conciencia crítica, su autoconciencia como propuesta que no elude lo desagradable ni lo escabroso […] Me gusta que este espectáculo no sienta pudor ni pida permiso para saberse como un desafío, hacia los espectadores y hacia sí mismo»

Revista Tablas, Cuba