EL TEATRO SEGÚN JORGE BRANTMAYER

© Agencia Aton

EL TEATRO SEGÚN JORGE BRANTMAYER

14 de Enero de 2020

Durante más de 10 años, el destacado fotógrafo nacional Jorge Brantmayer recorrió salas y espacios teatrales activos durante la dictadura y los primeros años de la vuelta de la democracia, recolectando un archivo que da vida a la exposición Fragilidad y Excesos: archivo abierto de la escena teatral chilena 1983-1992, abierta de forma gratuita entre el 3 y el 26 de enero en Centro GAM.

Por Magdalena Andrade N. Fotografías: Jorge Brantmayer. Fuente: Archivo de la Escena Teatral UC.

“ESTA ES UNA INVITACIÓN a dejarse conmover, impresionar, sorprender, a medida que los materiales expuestos vayan removiendo memorias y experiencias múltiples de un tiempo de crisis, de atrevimiento y de ruptura como fue el de los 80, tiempo en muchos planos equivalente al que vive hoy el mundo y nuestra sociedad”, dice la teórica del arte María de la Luz Hurtado en la presentación de Fragilidad y Excesos: archivo abierto de la escena teatral chilena 1983-1992: el archivo de más de 1.350 imágenes del teatro chileno en dictadura captadas por el destacado fotógrafo nacional Jorge Brantmayer, y que ella se dedicó a investigar, seleccionar y presentar en una exposición que podrá visitarse durante todo Santiago a Mil en su sede oficial, el Centro GAM.

Son 125 obras de teatro y 50 salas y espacios que se mantuvieron activos durante la dictadura y la transición a la democracia los que forman parte de esta muestra, inmortalizadas por el lente del que “probablemente sea el mayor retratista del Chile de hoy”, como llamó la revista Capital a Jorge Brantmayer. Con la curatoría de la investigadora teatral María de la Luz Hurtado, la dirección de arte de Camilo Yáñez y el trabajo de un equipo interdisciplinario de la Universidad Católica, esta exposición es una oportunidad única para revivir el trabajo de cientos de artistas escénicos que hoy siguen desenvolviéndose en el medio –como Alfredo Castro, Shlomit Baytelman, Amparo Noguera, Tomás Vidiella y tantos otros– como el de aquellos que ya no están, pero siguen impregnados en el imaginario colectivo y nos recuerdan el trabajo de tantas y tantos que lucharon por mantener vivo el arte durante la dictadura.

Shlomit Baytelman en Tres tristes tigres, de Alejandro Sieveking, 1986.
Remigio Remedy, Alfredo Castro y Paly García.
Cristián García-Huidobro en Paga Moya, de creación colectiva, 1991.
Ondina Hernández y Francisco Moraga en Crónica de un sueño, de Enrique Giordano y José M. Marambio, 1986.
Alejandro Cohen y Tomás Vidiella en Las sirvientas, de Jeane Genet, 1985.
Tennyson Ferrada y Hugo Medina en La meka, de Enrique Lihn, 1985.

CONTACTO

+56 2 292503 00