Pescador santiago a mil

©Nathaly Arancibia

| Santiago Tobar habla sobre Pescador: “Lo único que hacemos como compañía es mostrarte el otro lado”

23 de Diciembre de 2018

La compañía Silencio blanco, destacada por su teatro de marionetas y la ausencia de palabras, formará parte del Festival Santiago a Mil con una de sus más espectaculares creaciones: Pescador. Una obra que se entrenó en Portugal el 2017 y que se presentará en diferentes locaciones de Santiago durante enero. El montaje retrata la vida de un pescador de 70 años, instalando una discusión acerca de la industria pesquera con una mirada nostálgica sobre la desaparición de la pesca artesanal.

Constanza Rifo

Luego de un exitoso estreno en el Museo de la Marioneta de Lisboa, Portugal, la compañía nacional se presenta nuevamente con Pescador, obra que le rinde un silencioso homenaje al pescador artesanal, ese oficio del pasado que aún resiste a las consecuencias de la industrialización. La obra fue creada tras doce días de investigación en el terreno de Constitución, en la región del Maule, lugar en el que la compañía pudo empaparse de la realidad de este oficio y su alrededor para llevarlo en papel maché a los escenarios del mundo.

Silencio blanco, aborda por segunda vez la temática del oficio olvidado que se enfrenta a las adversidades de la actualidad, arrasando con la naturaleza, las tradiciones, y las personas. Anteriormente pudimos ver en Chiflón, el silencio del carbón, cómo se adentraban en la vida de los mineros del carbón en época de la explotación minera en Lota, cautivando al público con su propuesta.

“Pasa que yo soy un amante de la humanidad y creo que la industrialización y el capitalismo con el tiempo hizo que se desaparezcan personas tan bellas como los pescadores artesanales o los mineros del carbón, pero más allá de que desaparezcan estos oficios, desaparecen tradiciones bellas, llenas de tantas relaciones de piel, ahí está lo que yo quiero rescatar” comenta Santiago Tobar, director de la obra.

©Nathaly Arancibia
©Nathaly Arancibia

La investigación realizada por Tobar fue muy profunda, ya que en los doce días que estuvieron en terreno se hicieron parte de la vida de los pescadores artesanales casi las veinticuatro horas del día, comenzando en la madrugada y durmiendo muy poco. No sólo examinaron su vida como pescadores, también pudieron confluir con ellos en sus espacios familiares y amistosos, escucharon las historias de sus esposas y conocieron el sentir de sus hijos.

¿Cómo fue la vivencia de la compañía con su gira en Europa y el estreno de Pescador en Lisboa?

—Con Pescador la gira fue muy positiva porque justamente a los países que llegamos tenían mucha actividad pesquera. Estuvimos en Lisboa con esta obra y era bonito porque también tienen costa, entonces en cada teatro que llegábamos siempre había alguien del público que tenía un familiar pescador y reconocía inmediatamente la historia y el mensaje que quería dar la obra. Entonces para nosotros fue un intercambio de reafirmar y confirmar que el tema de la pesca artesanal es muy transversal, que no solo pasa acá en Chile, es un mensaje universal.

¿Cómo es la recepción del público frente a esta propuesta?

—Me han dicho puras cosas buenas, que es maravilloso, asombroso, poético, alucinante. El otro día tuvimos en el público al “pescador caminante”, Gerardo Díaz, que desde el 2015 hace una marcha por la ley de pesca, lo que para nosotros fue un honor porque es un pescador artesanal que está en la misma lucha y en la misma causa con la que nosotros empezamos esta investigación. Entonces cuando alguien como él te para el dedo de manera positiva y te dice que lo que estás haciendo es lo que pasa realmente, ahí está todo, los comentarios de la gente han confluido en lo mismo. Por mucho que sea bonito y atractivo lo importante es que se entienda el mensaje y la gente lo entiende muy bien, se emociona mucho reflexiona mucho, no solamente en torno a la marioneta, sino que también en torno al tema desde una propuesta artística. Nosotros sólo mostramos un pescador con su bote, pero que tiene un antagonista que todos sabemos quién es, que las industrias y todas estas cuestiones matan la pesca artesanal. Lo único que hacemos como compañía es mostrarte el otro lado.

Esta puesta en escena se presentará en el Teatro Mori los días 15, 16 y 17 de enero. Toda la información sobre los horarios, precios y entradas para ver Pescador los puedes encontrar aquí.

Pescador